Virtus Nº21 – Cuando la sexualidad duele y humilla

Autor: Miguel Ángel Fuentes
Páginas: 100

Los tres artículos que reúno en esta publicación, los he redactado en circunstancias diversas (de ahí algunas repeticiones quizá innecesarias), pero respondiendo a numerosos pedidos de ayuda que me han llegado por distintas vías. Muchos a través de Internet, en la página que he dirigido por veinte años, “El Teólogo Responde”; otras, en entrevistas personales, sea por problemas que afectaban a las mismas personas que solicitaban ayuda, o a familiares cercanos o conocidos. En todo caso, como se repetían con rasgos comunes decidí en su momento redactar un escrito puntual y fundamentado para poder darlo o enviarlo a quien requiriese mi auxilio

La dimensión sexual es esencial a la persona, y esta no madura negándola sino integrándola de modo conveniente en su vivencia personal1. La sexualidad vivida armónicamente y perfeccionada por la virtud de la templanza, y en particular de la castidad (que no es absoluta privación de actos sexuales sino dominio de la vida afectiva y sexual según el estado propio de cada persona: soltera, célibe, casada, viuda…), es parte esencial de la cordura y del equilibrio personal. Pero cuando la sexualidad se rebaja y reduce a genitalidad se enferma de raquitismo psíquico y se disloca tomando posesión del cuerpo, de la voluntad y de la mente de la persona. Y aquí aparecen los vicios y las esclavitudes de los que trato en las páginas que siguen.

Descripción

Índice – Virtus Nº21 – Cuando la sexualidad duele y humilla
  1. Correspondencia con un amigo esclavo de la lujuria
  2. Carta a una persona que fue abusada
  3. Si tienes que luchar contra la masturbación